Dirofilaria immitis en Caninos del Barrio “Las Clavellinas” en Barquisimeto – estado Lara

 

 

 

Bastidas, Zoleida1; Colmenarez, David1;

 

García, Martha1; Saldivia, Joselyn1;

 

Perdomo, Carmen1; D León, Luis2.

 

 

 

1Universidad Centroccidental "Lisandro Alvarado". Decanato de Ciencias Veterinarias. Hospital Veterinario. Cabudare, Estado Lara. Venezuela.

 

2Centro Oftalmológico Guadalajara. Guadalajara. México

 

zbastidas@ucla.edu.ve

 

 

 

 

 

RESUMEN

 

La dirofilariosis canina es un complejo patológico clínico o subclínico, cuyo agente etiológico es el nematelminto sanguíneo Dirofilaria immitis, que afecta a los caninos y a otras especies, incluyendo al humano. El objetivo fue detectar infecciones por Dirofilaria immitis en caninos del barrio “Las Clavellinas en Barquisimeto-Estado Lara. La población estuvo representada por un aproximado de 500 caninos mayores de seis meses de edad y la muestra por 60 caninos. El diagnóstico de las infecciones se realizó mediante un método de concentración de microfilarias (prueba de Knott modificada) y un ELISA rápido (SNAP 4DX®) para la detección de antígeno de parásitos adultos. Los resultados permitieron corroborar la presencia de dirofilariosis en esta comunidad, con una tasa de infección de 13%. Las infecciones por D. immitis fueron más frecuentes en machos que hembras y los caninos más afectados están en el rango de 1-2 años de edad. El método de ELISA detectó 75% más positivos que la prueba de Knott modificada. Los pacientes positivos también presentaron infecciones con agentes de los géneros Anaplasma y Ehrlichia. Se recomienda utilizar la prueba de ELISA para estudios de sondeo de Dirofilaria immitis en poblaciones caninas, ya que identifica la mayor cantidad de caninos positivos y esto permite aplicar tratamientos de control sobre el reservorio del parásito. Estos resultados demuestran que la dirofilariosis está presente en zonas urbanas del Estado Lara.

 

Palabras Claves: ELISA, Dirofilaria immitis, Caninos.

 

 

 

 INTRODUCCION

 

 

 

La dirofilariosis canina, también conocida como filariosis cardiopulmonar o enfermedad del gusano del corazón, es una patología causada por un nemátodo filariforme denominado Dirofilaria immitis o D. immitis (Quiróz, 1998). Ha sido reconocida como zoonosis (OMS, 1987; Simón y col., 2014) y su hospedador natural es el canino; sin embargo, es capaz de parasitar a muchos otros mamíferos en especial algunos felinos (gatos), otros cánidos (zorro y lobo), mientras que el hombre actúa como hospedador accidental (Soulsby, 1998). Clínicamente el proceso crónico puede ser asintomático o caracterizarse por fatiga, tos crónica o disnea y el animal presenta aspecto cansado incluso estando en reposo (Olson y col., 1982; Villanueva y Rodríguez-Pérez, 1993; Vieira y col., 2000). La entidad nosológica en humanos se denomina filariosis pulmonar y es producto de un desarrollo abortivo del parásito, causando destrucción de tejidos y produciendo nódulos pulmonares en el estado pre-adulto (Villanueva y Rodríguez-Pérez, 1993; Vieira y col., 2000).

 

 

 

La transmisión de este parásito ocurre indirectamente a través de mosquitos de los géneros Culex, Anopheles y Aedes, los cuales constituyen hospederos intermediarios y sin los cuales las microfilarias no pueden desarrollarse (Labarthe y col., 2003). Es una zoonosis, que se transmite en forma natural de los animales domésticos o silvestres a los humanos (Hubálek, 2003).

 

 

 

Existen cuatro razones que pueden explicar la viabilidad de la enfermedad en el tiempo (Johnstone y col. 1997): población de hospederos susceptibles, reservorios de la enfermedad, población de hospederos intermediarios y clima propicio para el desarrollo del parásito.

 

 

 

La prevalencia local de la dirofilariosis depende de la abundancia de mosquitos, que a su vez depende del tipo y extensión de reservas de agua relativamente estancada; mientras que la prevalencia estacional está determinada por la temperatura y humedad (Song y col., 2002). Este parásito es prevalente en zonas templadas, tropicales y subtropicales, estando su difusión estrechamente relacionada con la presencia y distribución de los hospederos intermediarios. Un factor muy importante para el desarrollo de la enfermedad es la temperatura, ya que para que se desarrolle la larva infectante de tercer estadio (L3) de Dirofilaria immitis en los mosquitos, se necesita una temperatura de 27°C por 2 semanas, no se observa desarrollo a 14°C (Johnstone y col. 1997).

 

 

 

La dirofilariosis es un problema internacional que ocurre en todos los continentes, excepto en la Antártida (Leguía, 1996). A partir de 1992 la “American Heartworm Society” establece la implementación de exámenes serológicos rutinarios de diagnósticos como una vía para el manejo y control de la enfermedad en la población canina (Hong y col., 1996).

 

 

 

Estudios en países cercanos muestran tasas de infección muy variables, según la zona del estudio y el método de diagnóstico utilizado. Acuña y Chávez (2002) determinaron la prevalencia de Dirofilaria immitis en caninos de los distritos San Martín de Porres, Lima y Rímac del Perú, obtuvieron prevalencias de 0,81٪mediante Knott y 4,7% con la prueba de ELISA. Corimanya y col., (2004), detectaron 5,6 % animales positivos por técnicas inmunológicas.  En Brasil, utilizando el estuche comercial SNAP 3DX, la seroprevalencia fue de 73,5%, superior a la obtenida por técnicas parasitológicas como el Knott 61,8% (Garcez y col., 2006). También en Colombia se ha reportado una prevalencia variable de Dirofilaria immitis en caninos, 1% en Bogotá y 34% en Antioquía. Los diferentes estudios concluyen que se detecta una mayor prevalencia por ELISA que por exámenes parasitológicos y de concentración de microfilarias (Ortiz, 1992).

 

 

 

Los estudios en Venezuela revelan una situación similar. En la ciudad de Tucacas, zona costera por excelencia y con una temperatura promedio durante todo el año de 27º centígrados, el 40% de la población canina muestreada se encontró infectada por Dirofilaria immitis (Boscán y col., 1996). Ferrer y colaboradores (2002), en el estado Zulia, mediante ELISA comercial detectaron 42,0% de casos de dirofilariosis, con un 20% de infecciones ocultas al comparar con el método parasitológico. Ferrer y colaboradores (2002), en un estudio comparativo utilizando las pruebas de ELISA y de WOO en el estado Zulia, concluyeron que la prueba del microhematocrito o Woo les permitió detectar los casos con microfilarias circulantes cuando la prueba de ELISA resultaba negativa, por lo tanto recomiendan el uso de ambas técnicas en estudios futuros.

 

 

 

Aportes adicionales con miras a mejorar el diagnóstico de la dirofilariosis, fueron dados por Castañeda y colaboradores (2005), ellos lograron la purificación de antígenos de parásitos adultos y antígenos de microfilarias de Dirofilaria immtis; que resultaron ser inmunoreactivados y específicos, por lo que sirven para ser utilizados en el diagnóstico serológico de dirofilariosis. Más tarde, Castañeda y col., (2010) estudiaron la prevalencia de dirofilariosis humana por técnicas inmunodiagnósticas. Analizaron 384 sueros de pacientes que acudieron al laboratorio clínico de un ambulatorio en Tucacas, estado Falcón entre noviembre 2007 y febrero 2008, consiguiendo una frecuencia de D. immitis de 2,34% en la población humana estudiada.

 

 

 

En caninos en el estado Sucre, en el sector “La Sander”, se registró una seroprevalencia del 21,0%, mayor al 13,0% obtenida mediante estudio parasitológico directo, lo que sugiere un 8,0% de infecciones ocultas (Gómez y col., 2008). Posteriormente, en otro estudio, de 138 caninos, 12 casos resultaron positivos (8,7%) mediante detección parasitológica, mientras que por el estuche comercial se detectaron antígenos en 20 caninos (14,5%), lo que demuestra que existe una dirofilariosis oculta en el 5,8% de los casos evaluados. Uno de los perros microfilarémicos, no presentó antígenos circulantes. La prevalencia de dirofilariosis en el municipio Sucre, estado Sucre fue de 15,2% (Guillarte y col., 2011).

 

Se puede decir entonces, que el clima tropical derivado de la geografía nacional provee condiciones favorables para que se desarrolle una alta población de vectores, justificando el estudio de esta enfermedad. Esta investigación permitió determinar la tasa de infección por D. inmitis en una población canina de hogares de un sector urbano, donde desde el punto de vista epidemiológico es vital establecer criterios para el diagnóstico y control de la enfermedad en los caninos; esto a su vez constituye un aporte para futuros estudios en caninos y humanos, considerando el carácter zoonótico de la enfermedad.

 

 

 

OBJETIVO

 

 

 

Detectar infecciones por Dirofilaria immitis en caninos del barrio “Las Clavellinas” en Barquisimeto-estado Lara.

 

 

 

 

 

MATERIALES Y METODOS

 

 

 

La presente investigación es un estudio de campo de tipo descriptivo, observacional y transversal. También se define como un estudio estadístico, demográfico y epidemiológico utilizado en ciencias de la salud. Se realizó durante el tercer trimestre del año 2013 y permitió estimar la distribución de una enfermedad o condición en un momento dado (Hernández, 2002; Arias, 2006).

 

 

 

Área de estudio

 

El estudio se realizó en el barrio ¨Las Clavellinas, Sector 2, Parroquia Catedral, Municipio Iribarren del estado Lara, cuyas coordenadas son 10°5'54"N; 69°17'16"W. El Estado Lara se encuentra en la región centro occidental del país. Sus coordenadas geográficas son: 09° 24' 02''; 10° 45' 02'' de latitud norte 68° 54' 00''; 70° 51' 08'' de longitud oeste.

 

La temperatura varía entre 25° y 27°C. El ambiente general de la depresión de Barquisimeto es semiárido, con una precipitación promedio anual de 600 mm y una evaporación entre 1.600 y 1.800 mm. El período lluvioso va de abril a noviembre. La temperatura promedio es de 27°C para las áreas planas (INE, 2013).

 

Adicionalmente, en el barrio Las Clavellinas, existen precarias condiciones sanitarias; carecen de drenajes de aguas negras lo que causa el estancamiento de las mismas, así como la acumulación de aguas de lluvia; solo algunos sectores poseen agua potable por tuberías y la gran mayoría almacena el agua en tanques o tambores, ya que existe racionamiento de agua. Las vías de acceso son en su mayoría son de granzón y solo la calle principal es de asfalto. En consecuencia, existen condiciones favorables para la proliferación de moscas y mosquitos transmisores de enfermedades infecciosas y/o contagiosas.

 

 

 

Población y muestra

 

 

 

La población estuvo representada por 500 caninos mayores de 7 meses de edad, hembras y machos, sin distinción de raza y estado de salud, con o sin signos clínicos presuntivos de dirofilariosis canina, quienes mantienen estrecha relación de convivencia con los habitantes del sector 2 del barrio “Las Clavellinas”, Iribarren, Barquisimeto; ya que además de interactuar con sus dueños lo hacen también con otros vecinos al permanecer fuera de sus viviendas gran parte del día. Para esta investigación se tomaron mensualmente 15 muestras de sangre con anticoagulante de caninos, por un periodo de 4 meses, para un total de 60 muestras sin distinción de sexo, a partir de 7 meses de edad.

 

 

 

 

 

Técnicas e instrumentos de recolección de datos

 

 

 

            Toma y registro muestras

 

 

 

La información se tomó y registró personalmente, para lo cual se hizo especial énfasis en la anamnesis recogida al momento del examen clínico. Se obtuvo una cantidad de 5cc de sangre canina de la vena cefálica, previa desinfección de la zona y utilizando jeringa de plástico estéril con aguja calibre 21g x 1½ pulgada. Se colocaron en tubos Vacutainer estériles con anticoagulante EDTA. Sé identificaron con numeración correlativa ascendente según se fueron tomando y los datos se registraron, en una ficha individualizada para cada perro.

 

 

 

Las muestras se trasladaron refrigeradas a 4°C, al Laboratorio Clínico, ubicado en las instalaciones del “Hospital Veterinario Dr. Humberto Ramírez Daza”, del Decanato de Ciencias Veterinarias de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA) y allí se conservaron en refrigeración a 4°C, hasta su procesamiento en un lapso no mayor a 12 horas.

 

 

 

           

 

Procedimientos

 

 

 

                        Método de concentración de microfilarias (Prueba de Knott modificada)

 

 

 

En un tubo de centrífuga con fondo cónico se mezcló 1 ml de sangre total con 9ml de formalina al 2%. Se tapó el tubo y agitó durante 1-2 minutos, hasta que la mezcla adquirió un color vinoso translúcido. Se centrifugó durante 8 minutos a 2000 revoluciones por minuto y se descartó el sobrenadante. Se tiñó el sedimento con 1- 2 gotas de azul de metileno al 0,4%, según la cantidad de sedimento obtenido. Se transfirió una gota del sedimento teñido a una lámina porta objeto y se colocó su respectivo cubreobjetos encima. Se examinó mediante observación al microscopio óptico con 40 aumentos (Objetivo de 10X primero y luego 40X) a fin de evidenciar la presencia de microfilarias (Helmut, 1998; Coles, 1968).

 

 

 

La diferenciación de especies se realizó atendiendo a las características morfométricas de las microfilarias. Soulsby, 1998 describe un método donde explica que cuando la sangre se trata con la técnica de Knott se examinan las microfilarias concentradas en función de su tamaño, la forma de la cabeza y la cola. Las microfilarias de D. immitis son más largas (300µm o más) que las de Dipetalonema reconditum y son rectas, con cola recta y cabeza cónica; las de Dipetalonema reconditum están curvadas, con la cola parecida a una botonadura y cabeza roma.

 

 

 

                        Detección de antígeno adulto de D. immitis

 

 

 

Para la detección de antígenos adultos de D. immitis todas las muestras se analizaron utilizando Kit comercial de ELISA (VetRED® Dirocheck SNAP 4Dx IDEXX®), siguiendo las instrucciones contenidas en el folleto incluido en el kit.

 

 

 

RESULTADOS

 

 

 

A continuación se muestran dos imágenes (Fig. 1 y 2). En la figura 1 se puede visualizar una microfilaria de D. immitis en sedimento sanguíneo coloreado con azul de metileno y observado en microscopio óptico con 40X. En la figura 2 se presenta un dispositivo Snap 4DX (ELISA comercial), con resultado positivo para D. immitis (circulo azul inferior derecho) y con reacción en el control positivo de la prueba (circulo azul superior izquierdo).

 

 

 

Con los datos de cada una de estas pruebas, se realizó estadística descriptiva, con énfasis en la elaboración de tablas de distribución de frecuencias de infección según sexo y edad de los caninos (Montgomery, 1991). Se utilizó el programa estadístico computarizado SPSS versión 15,0 en español (SPSS® Inc., Chicago, EE.UU).

 

 

 

TABLA 1

 

FRECUENCIA DE INFECCIÓN ABSOLUTA Y RELATIVA PARA D. Immitis EN CANINOS DEL BARRIO “LAS CLAVELLINAS” EN BARQUISIMETO - ESTADO LARA, MEDIANTE ELISA. AÑO 2013

 

 

 

Positivos

Negativos

Total

8 (13%)

52 (87%)

60 (100%)

 

                                    Fuente: Elaboración propia

 

 

 

La tabla 1 muestra la tasa de infección hallada para D. immitis en la población canina estudiada. Se obtuvo una tasa de infección del 13%, 8 pacientes positivos de un total de 60 caninos examinados. Dicha tasa varía de la encontrada en otros países y reportada por los siguientes autores: Ducos de Lahitte (1990), reporta en Francia una tasa de 0,8%, Macy y col. (1991) en Colorado - USA reportan un tasa de 0,3% y en Sydney – Australia, Bidgood y Collins (1996) reportan una cifra de 11,4%. Una tasa mucho más alta la obtuvieron Ledezma y col. (1991) entre los años 1981 y 1990, 32% en Panamá, por lo que habría que considerar las diferencias en las condiciones climáticas y los factores de riesgo que existen en las diferentes zonas de estudio.

 

 

 

La tabla 2 muestra la comparación de resultados obtenidos según las pruebas diagnósticas utilizadas. De ocho (8) muestras positivas el 25% (3 muestras) resultaron positivas tanto por técnica de Knott como por ELISA comercial, mientras que el 75% fueron positivas únicamente por ELISA (5 muestras), no se obtuvieron resultados positivos exclusivamente por la técnica de Knott. El ELISA detectó el 100% (8 muestras) de las infecciones encontradas y la técnica de Knott solamente el 25% de las mismas. Estos resultados concuerdan con lo reportado por: Ledezma y col. (1991), entre los años 1981 y 1990, quienes obtuvieron en Panamá, una tasa de infección de 32% por medio de un ELISA superando el valor obtenido a través del método de Knott modificado, el cual fue de 13.8%. También en Sydney - Australia, Bidgood y collins (1996) reportaron una cifra de 11,4 % para la técnica de ELISA en comparación a un 5,9% obtenido por medio del método Knott. En Portugal Vieira y col 2014, encontraron alta prevalencia por ambas técnicas, aunque fue un poco mayor mediante el ELISA (Knott 20,1% y ELISA 25,7 %). 

 

 

 

TABLA 2

 

FRECUENCIA ABSOLUTA Y RELATIVA DE CANINOS POSITIVOS A D. immitis, SEGÚN LA PRUEBA DIAGNÓSTICA EMPLEADA. BARRIO “LAS CLAVELLINAS” EN BARQUISIMETO - ESTADO LARA. AÑO 2013

 

 

 

 

Número de Casos

Porcentaje

Positivos Knott y ELISA

3

25 %

Positivos Knott solamente

0

0%

Positivos sólo ELISA

5

75%

Total Positivos

8

100%

 

            Fuente: Elaboración propia     

 

 

 

La tabla 3 muestra que al caracterizar según edad y sexo, las infecciones por D. immitis predominaron en caninos machos y la edad más afectada está entre 1 y 2 años de edad. Se ha reportado que el macho se infecta con mayor frecuencia que la hembra y que por lo general la enfermedad se presenta entre los 1- 2 años de edad de los perros (Atkins, 2005).

 

 

 

TABLA 3

 

DISTRIBUCIÓN SEGÚN EDAD Y SEXO DE LAS INFECCIONES POR D. immitis, EN EL BARRIO “LAS CLAVELLINAS” EN BARQUISIMETO - ESTADO LARA. AÑO 2013

 

PACIENTE ( N°)

SEXO

EDAD (Años)

1

Hembra

1

2

Macho

2

3

Macho

2

4

Macho

2

5

Hembra

2

6

Macho

2

7

Macho

1

8

Hembra

2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Elaboración propia

 

 

 

DISCUSION

 

 

 

Si se comparan las tasas obtenidas con ambas pruebas, se coincide con lo reportado por Ledezma y colaboradores entre los años 1981 y 1990, en Panamá, donde tenían una tasa de infección de 32% por medio de ELISA y 13,8% mediante Knott modificado. De igual manera en Sydney - Australia, Bidgood y collins (1996) reportaron una cifra de 11,4 % para la técnica de ELISA en comparación a un 5,9% obtenido por medio del método Knott. El ELISA para D.inmitis es una prueba altamente específica y sensible que tiene la ventaja de detectar infecciones ocultas (Rawlings y Calvert C, 1997).

 

 

 

Ahora, al observar la Tabla 2, los 3 pacientes caninos positivos mediante la prueba de Knott, resultaron positivos al ELISA lo que afirma que la identificación morfológica de las microfilarias, al microscopio, fue correcta. También se puede evidenciar que la prueba de Knott genera importante cantidad de falsos negativos (5 de los 8 positivos mediante ELISA no fueron detectados mediante Knott). Al respecto Courtney y Zeng (2001), expone que la observación directa de microfilarias en la sangre mediante la técnica de Knott, arroja un estimado de falsos negativos en un 60%, tiene poca sensibilidad, y solo se puede asegurar microfilaremias cuando haya: a) infección mixta (parásitos machos y hembras) y b) la toma de la muestra coincida con fase reproductiva de los parásitos adultos.

 

 

 

En cuanto al ELISA, hay que tener presente que es una prueba más sensible para el diagnóstico de esta enfermedad, permitiendo un diagnóstico rápido y seguro, ya que: a)no se presenta reacción cruzada con otros parásitos, b) detecta antígenos de excreción y secreción del parásito adulto, lo que permite el diagnóstico de dirofilariosis oculta e infecciones unisexuales, entidades que con el método de Knott no se pueden diagnosticar y adicionalmente c) permite identificar la amicrofilaremia debido a tratamientos y factores inmunes (Courtney y Zeng, 2001; Tanaka y Atwell, 1991). La literatura reporta que al evaluar algunos de estos ELISA comerciales en pacientes caninos con baja carga de gusanos se obtuvieron valores de sensibilidad y especificidad alrededor de 78 y 84% respectivamente, presentándose algunos falsos positivos y falsos negativos con este tipo de pacientes (Atkins, 2005). Otros investigadores afirman que los falsos negativos se presentan en perros con muy baja carga de gusanos en un estudio donde se comparaba una prueba de ELISA con una de aglutinación en sangre (Wang, 1998). Existe una correlación positiva entre la carga de gusanos y la positividad de las pruebas serológicas (Martín y col., 1991; Tanaka y Atwell, 1991), entre las cuales el ELISA ofrece los mejores resultados al comparar con otras pruebas (Martin y col., 1991).

 

 

 

          En la dirofilariosis es muy importante la exposición a vectores transmisores, y para ello los hábitos de deambular en la calle, favorece la propagación de la enfermedad. Es así, como la presencia de agua relativamente estancada y malos drenajes en la zona, favorecen la propagación de vectores, facilitando la transmisión del parasito de un canino a otro.

 

          La enfermedad se presentó en adultos jóvenes (1-2 años de edad) probablemente por el período reproductivo del parásito el cual comprende un rango de 2 a 5 años, además por el período de vida del parásito que es de 5 a 7 años (Atkins, 2005).

 

 

 

CONCLUSIONES

 

1.      La dirofilariosis canina en el barrio “Las Clavellinas” en Barquisimeto - Estado Lara, presenta una tasa de infección del 13%. Estos resultados sugieren que la dirofilariosis está presente en zonas urbanas del Estado Lara.

 

2.      Se evidencia un mejor desempeño de la prueba de ELISA (100%), mientras que la prueba de Knott arrojo 75% de falsos negativos. La prueba de ELISA para detección de antígeno de gusanos adultos de D. immitis puede ser usada como prueba tamiz para poblaciones, donde se busca detectar la mayor cantidad de pacientes positivos para su ubicación y posterior tratamiento y control epidemiológico.

 

3.      Las infecciones por D. immitis fueron más frecuentes en machos que en hembras y los caninos afectados están en el rango de los 1-2 años de edad, predominando a los 2 años.

 

 

 

BIBLIOGRAFIA

 

 

 

Acuña, P. y Chávez, A. (2002) Determinación de la prevalencia de Dirofilaria immitis en los distritos de San Martín de Porres, Rímac y Cercado de Lima. Rev Inv Vet Perú, 13(2):108-110.

 

 

 

Arias, F., (2006). El Proyecto de Investigación. Quinta Edición. Caracas Venezuela. EPISTEME.

 

 

 

Atkins, C. Canine heartworm disease. In: Ettinger SJ, Feldman EC, eds. Textbook of Veterinary Internal Medicine (pp 1118-1136). 6th ed. St. Louis: Elsevier.

 

 

 

Boscan, P., Diaz, M. y Castañeda, G. (1996) Prevalencia de Dirofilariosis Canina diagnosticada por técnica de Knott en la ciudad de Tucacas .IV Congreso Nacional de Ciencias Veterinarias.1998. pp 589-591.

 

 

 

Bidgood, A. y Collins, G.H. (1996). The prevalence of Dirofilaria immitis in dogs in Sydney. Aust. Vet. J, 73:103–104.

 

 

 

Castañeda, G, Bastidas, Z, Saldivia, J, Orellana, N, De león, L, Ruiz, L,...... y López, J. (2005), Purificación de antígenos para el diagnóstico serológico de Dirofilariosis Canina en Venezuela. Gaceta de Ciencias Veterinarias, 10(2):123-128.

 

 

 

Castañeda, G, Bastidas, Z, Saldivia, J, López, J. y García, M. (2010). Inmunodiagnóstico de Dirofilariosis Humana en Venezuela. Gaceta de Ciencias Veterinarias, 15(1): 21-27.

 

 

 

Coles, E. (1968). Patología y Diagnósticos Veterinarios. Editorial Interamericana: México. Pág 88.

 

 

 

Corimanya, J., Chávez, A., Casas, E. y Díaz D. (2004). Frecuencia de Dirofilaria immitis en caninos del distrito de San Juan de Lurigancho. Rev. Inv. Vet. Perú, 15:141-144.

 

 

 

Courtney, C.H. y Zeng, Q. (2001). Comparison of heartworm antigen test kit performance in dogs having low heartworm burdens. Vet Parasitol, 96(4):317-22.

 

 

 

Ducos de Lahitte, J. (1990). Epidemiology of filariases in France. Prat. Méd. Chir. Anim. Compagnie, 25, 305–310.

 

 

 

Ferrer, J., Arraga De Alvarado, C., Alvarado, M. y Sandoval, J. (2002). Diagnóstico de Dirofilariosis canina: un estudio comparativo usando las pruebas de ELISA y de WOO. Rev. Cient. FCV-LUZ, 12(5):351-357.

 

 

 

Garcez L., Fonseca N., Ferreira E., Dickson L., Uchoa W. y Do Nascimento V. (2006). Focos de dirofilariose canina na Ilha do Marajó: un factor de risco para a saude humana. Rev. Soc. Bras. Medic. Trop., 39:333-336.

 

 

 

Gómez, E., El Hen, F., Guzmán, R., Brito, L., Díaz, M. y Sánchez A. (2008). Prevalencia de la ehrlichiosis y Dirofilariosis canina en el municipio Sucre, estado Sucre, Venezuela. Recuperado de: www.sovergs.com.br/conbravet2008/anais/cd/resumos.

 

 

 

Guillarte, D.V., Gómez, E., El Hen, F., Guzmán, R., Blondell, D., Díaz, M. y Santiago, J. (2011) Diagnóstico de Dirofilaria immitis en el municipio Sucre, estado Sucre, Venezuela. Boletín de Malariología y Salud Ambiental, LI(1):51-58.

 

 

 

Hernández, S. (2002). Metodología de la investigación. Mc Graw-Hill interamericana de México, SA.

 

 

 

Helmut K. (1998). Métodos de laboratorio clínico en medicina veterinaria de mamíferos domésticos. 3era Edición. Editorial Acribia. Pp50-70

 

 

 

Hong, X. Q., Santiago-Mejia, J., Kumar, S., Perler, F. B. y Carlow, C. K. S. (1996). Clonig and expressin of Dit33 form Dirofilaria immitis: a specific and early marker of heartworm infection. Parasitology, 112(3):331-338.

 

 

 

Hubálek, Z. 2003. Emerging human infectious diseases: Anthroponoses, Zoonoses, and Sapronoses. Emerging Infectious diseases, 9:403-404.

 

 

 

Instituto Nacional de Estadística (INE), Boletín informativo 2013.

 

 

 

Johnstone, C., Knighy D. y Lok D. (1997). Parasitology - Dirofilaria immitis. Recuperado de: http://cal.vet.upenn.edu/parasit/heartworm.

 

 

 

Labarthe, N., de Campos Pereira, M., Barbarini, O., McKee, W., Coimbra, C.A. y Hoskins J. (2003). Serologic prevalence of Dirofilaria immitis, Ehrlichia canis, and Borrelia burgdorferi infections in Brazil. Vet Ther, 4(1):67-75.

 

 

 

Ledezma, C.; Licona, M. DE y Ciniglio, M. (1991). Dirofilariasis. I. Retrospective pidemiological study in a dog population in Panama city. Notas Veterinarias, 1 (3):9-11.

 

 

 

Leguía, G. (1996). Enfermedades Parasitarias de Perros y Gatos. Epidemiología y Control. Editora del Mar. Perú.

 

 

 

Macy, D.W., Cheney, J. y Taton, A.G.(1991). Prevalence of circulating heartworm antigen in dogs in Northeastern Colorado. Cornell Vet, 81: 379-387.

 

 

 

Martin, M., Poglayen, G., Capelli, G. y Roda, R. (1991). "Diagnosis of canine filariosis: relative sensitivity and specificity of some haematological techniques". Angew. Parasitol, 32: 133-136.

 

 

 

Montgomery, D (1991). Control Estadístico de la Calidad. Grupo Editorial Iberoamérica:España. Pag. 15.

 

 

 

Olson, N.C., Scott, J.B. y Robinson, N.E. (1982). Central blood volume and the lung extravascular thermal volume in dogs with Dirofilariosis. American Journal of Veterinary Research, 43(6):1019-1022.

 

 

 

Organización Mundial de la Salud. (1987). Salud para la población. Revista 1987. Ginebra.

 

 

 

Ortíz, S.A.A. (1992). Frecuencia de Dirofilaria immitis a través de la prueba de ELISA en perros de la Ciudad de Mazatlán, Sinaloa. (Tesis de licenciatura) Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Universiadad Autónoma de México, México D.F.

 

 

 

Quiróz, R. (1998). Parásitología y enfermedades parasitarias en animales domésticos. Editorial Limusa. México.

 

 

 

Rawlings, C.; Calvert C. (1997). Verminosis Cardiaca. En Ettinger, S. Tratado de Medicina Interna Veterinaria. Ed. Intermédica Argentina. pp 1: 1263

 

 

 

Simón, F., Siles-Lucas, M., Morchón, R., González-Miguel, J., Mellado, I., Carretón, E. y Montoya, J. (2014). Human and animal Dirofilariasis: The emergence and zoonotic mosaic. Clin. Microbiol. Rev, 25(3):507-544.

 

 

 

Song, K., Hayasaki, M., Choliq, C., Cho, K., Han, R., Jeong, J., Park, B. y Kim, D. (2002) Immunological responses of dogs experimentally infected with Dirofilaria Immitis. J Vet Sci, 3(2):109-14.

 

 

 

Soulsby, E. (1998) Parasitilogía y enfermedades parasitarias en animales domésticos. 7ma Edición. Nueva editorial Interamericana. Mexico.

 

 

 

Tanaka, K. y Atwell, R.B. (1991). The humoral response in natural Dirofilaria immitis infections in dogs. Aust Vet J, 68:396–399.

 

 

 

Vieira, C., Montoya, M., Agudelo, S., Velez, I., y Simon S. (2000). Human antibody response to a 56-kDa purified excretory/secretory product of Dirofilaria Immitis. Tropical Med Int Health, 5(12):855-9.

 

 

 

Vieira, A., Vieira, M., Oliveira, J., Simoes, A., Diez-Banos, P., y Gestal, J. (2014). Prevalence of canine hearthworm (Dirofilaria immitis) disease indogs of central Portugal. Parasite, 21:5. doi: 10.1051/parasite/2014003.

 

 

 

Villanueva, E.J. y Rodriguez-Perez, J. (1993). Immunodiagnosis of human Dirofilariosis in Puerto Rico. Am J Trop Med Hyg, 48(4):536-41.

 

 

 

Wang, L.C. (1998). Comparison of a whole blood agglutination test and an ELISA for the detection of the antigens of Dirofilaria immitis in dogs. Annals of Tropical Medicine and Parasitology, 92(1): 73-77.

 

Depósito Legal: ppi201102LA3870

ISSN: 2244 - 7733

 

Colegio de Médicos Veterinarios del estado Lara. Carrera 4 entre calles 2 y 3, Urbanización Nueva Segovia, Quinta CEPROUNA. Barquisimeto estado Lara. Venezuela.

 

Contacto: 0251-240.63.66 

(Editora)

 

Envía tu manuscrito a: editorialrevistacmvl@gmail.com

Cantactanos a través de: revistacmvl@gmail.com

 

Licencia de Creative Commons
Revista del Colegio de Médicos Veterinarios del Estado Lara by Revista CMVL is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://revistacmvl.jimdo.com.

Visitas:

contador de visitas html codigo

Calendario

Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
Se autoriza la difusión y reenvío de esta publicación electrónica en su totalidad o parcialmente, siempre que se cite la fuente y se enlace con http://revistacmvl.jimdo.com/